Visita a los cultivos de Domingo Malea en Sax y Santiago Poveda en Monóvar

El pasado sábado tuvimos ocasión de visitar los cultivos de José Domingo Malea en Sax y Santiago Poveda en Monóvar, dos de nuestros agricultores de proximidad más veteranos.

Fue una mañana compartida con socios/as y activistas en la que nos pudimos acercar al extraordinario trabajo que hacen en el día a día con dedicación y esfuerzo.

Septiembre es un mes de nuevas siembras y de ir acabando cultivos, eso explica la diferencia de las parcelas.

Estos espárragos esperan turno de laboreo. En cuanto llueva un poco vamos a disfrutarlos.

Aquí las coles y las lechugas que nos comeremos en diciembre/enero.

Estas judías de temporada ya se están llevando a la cooperativa.

Hasta tres cosechas de tomates, berenjenas, pimientos, calabazas, calabacines y melones se están dando.

¿Quién dice que el ecológico no es productivo?

Domingo utiliza el abono procedente de las gallinas de la explotación de Fulgencio, nuestro productor de huevos Entreviñas.

Las siempre esperadas patatas del Almorquí.

Rotaciones y asociación de cultivos, las plagas de caracoles y la vuelta a empezar todo el proceso las veces que haga falta.

La búsqueda incesante de soluciones a las dificultades.

Respeto a la calidad del producto es la principal premisa.

Árbol de pistachos y los frutos frescos, ¡riquísimo!

La naturaleza, como fuente creadora de todo lo necesario, nos sorprende constantemente.

¿Cuál es el perfil de nuestros/as socios/as?


Desde la cooperativa queremos compartir el buen trabajo que ha venido haciendo Luis Miguel Ibáñez, un estudiante del Grado en Sociología de la Universidad de Alicante que decidió escoger a bioTrèmol para elaborar un estudio de investigación social aplicada.

Hemos contado con su importante dedicación y compromiso durante estos meses en los cuales ha sido sin lugar a duda uno más del equipo tremolero.

Como resultado, hoy disponemos de una serie de datos que nos ayudarán a entender qué necesidades existen en nuestras tiendas y cómo afrontarlas además de profundizar en el tipo de socio/a que sostiene nuestro grupo de consumo.

Haciendo un breve resumen, advertimos algunas de las siguientes conclusiones:

– Destaca el género femenino entre nuestros/as socios/as con un 76,7%.

– 1 de cada 10 son vegetarianos/as o veganos/as.

– El deporte es un hábito frecuente en 2 de cada 3 socios/as.

– El 50% de ellos/as encuentra relevante el origen de los productos.

– En un rango de 2 de cada 3 socios/as valora el precio del producto.

– La inmensa mayoría da importancia al sabor del producto.

– Un 50% de los socios/as se fijan en el aspecto de los productos.

– Un 60% considera vital que se garantice que los productos no contienen residuos.

– El 45% se identifica con el modelo de consumo responsable.

– A 2 de cada 3 socios/as les preocupa mucho el cambio climático.Queremos darte las gracias, Luis, por la aportación que nos dejas; así como agradecer la participación y el valioso tiempo de todos/as los/as socios/as que han dado su opinión y nos han contado un poquito más sobre ellos/as.

Deseamos que conocer este proyecto desde dentro haya despertado en ti el suficiente interés como para valorar el impacto del que somos capaces de tener cada uno/a de nosotros/as como consumidores.

¡Desearte todo lo mejor en el futuro!

Puedes descargarte el estudio en el siguiente enlace: Perfil de socia bioTrèmol

 

 

La decisión de consumir alimentos locales y ecológicos

Reportaje del programa El Camp d´Elx (Tele Elx) sobre Soberanía Alimentaria en el que participa bioTrèmol

     

     ¿Qué te condiciona a comprar en grandes superficies? Seguramente no has hecho otra cosa hasta ahora porque desconoces los criterios de sostenibilidad que están detrás de la soberanía alimentaria y no te cuestionas el por qué de las producciones masivas a precios tentadores que ocultan una realidad grotesca.

     Para luchar en otra dirección, en la cara justa y consciente, están los pequeños agricultores responsables y las personas a las que les importa (y mucho) si la lechuga con la que se alimentan incluye su buena dosis de pesticida, la procedencia de esta y las consecuencias que provocan en el medio y en el propio organismo.

     Ellos y ellas, con sus cultivos o con lo que añaden a su cesta de la compra, optan cada día por escoger una alimentación orgánica que se aleje a su vez de políticas nefastas cuya única pretensión es el consumo desmedido.

     Cooperativas como La Camperola o bioTrèmol hacen un trabajo pausible y son el eslabón para que todo esto cambie y la economía y la salud no dependan de mercados agresivos donde hay mucho en juego.

     Solo con poner el foco de atención en lo poco que necesitamos como sociedad para vivir (y convivir) en armonía, autogestionados y sin depender de las cadenas de turno nos damos cuenta de que lo razonable es salir de esa espiral que nos dinamita y construir alternativas.

     Echa un vistazo a lo que te rodea y elige bien qué te echas a la boca o qué semilla quieres ver crecer en cualquiera de los aspectos donde actúas. Somos consumidores, y aunque no lo sepas aún, nosotros/as decidimos y tenemos mucho poder.