La quinioa; es extraordinariamente nutritiva, los ajos tiernos son un alimento-medicina, la seta Shiitake otro aliado de la salud.

Quinoa con seta Shiitake y ajetes

Hola amigues, hoy vamos a hacer una recetita, como dice Arguiñano, “rica, rica”. Rica por su sabor y rica por sus ingredientes, llenos de propiedades que, si me permitís, os explico a continuación. Pero si no os interesa o preferís verlo en otro momento, podéis ir directamente a la receta.

Descripción de las propiedades

  • La quinoa no es un cereal, sino una planta de hojas anchas pertenecientes a la misma familia que la remolacha o las espinacas (Quenopodiáceas). Le la quinoa se aprovecha tanto la semilla como las hojas, aunque aquí estas últimas no se conocen.
  • Según la FAO, “posee el balance de proteínas y nutrientes más cercano a lo que sería el ideal de la alimentación de un ser humano”. Es extraordinariamente nutritiva. Las semillas de quinoa contienen proteínas de alto valor biológico, tiene todos los aminoácidos, incluidos los esenciales; son ricas en vitaminas B1, B2, B3 y B9, C y E. Es muy rica en minerales: calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo, zinc, manganeso, cobre y litio; tiene un 68% de almidón y un 5% de azúcares (fuente óptima de energía que se libera en el organismo de forma lenta por su cantidad de fibra). Su proporción de grasa se encuentra entre el 4 y el 9% siendo básicamente ácido linoleico (omega 6). Además, contiene fitoestrógenos y no contiene gluten.
  • Por todo esto, se considera un alimento completo, nutritivo, saludable y muy recomendable para todo el mundo, pero en especial para bebés, niños, embarazadas, celiacos, mujeres que sufren la menopausia, ancianos y personas convalecientes.
  • La seta Shiitake es otra aliada para nuestra salud. El Shiitake estimula el sistema inmunitario, tiene una acción antiparasitaria, combate la anemia, la debilidad general y postoperatoria. Otras de sus propiedades es la de frenar la senilidad gracias a que estimula la neoformación de células sanguíneas en la médula ósea. Es un potente potenciador del metabolismo. Además mejora los problemas vasculares debido a si riqueza en zinc cuya deficiencia suele asociarse problemas de impotencia al tiempo que estimula la secreción de testosterona (en ambos sexos). Gracias a facilitar la vascularización previene la formación de trombos o coágulos en el interior de las arterias.
  • Los ajos tiernos son la planta joven del ajo, su olor y sabor intenso. Es muy apreciado en la cocina debido a su riqueza en sustancias azufradas que lo convierten en un auténtico alimento-medicina.
  • La composición nutricional del ajo tierno es muy similar a la del ajo seco. El ajo tierno eso menos concentrado por su alto contenido en agua y menor cantidad de de hierro, silicio, azufre, yodo, manganeso, selenio y vitaminas B1, B2, B6 y C. Son buenos para el sistema circulatorio, ayuda a combatir infecciones respiratorias y urinarias, y combate los parásitos intestinales.

Ya veis que no os engañaba, unos ingredientes que son un tesoro. Y aquí hacemos honor al dicho de Hipócrates: “que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”.

Ingredientes

Tabla con todos los alimentos para cocinarlos.
Ingredientes listos para empezar a cocinar.
  • 200 gr de quinoa
  • 200 gr de Shiitake
  • 1 manojo de ajos tiernos
  • 2 cebolletas medianas
  • Un chorrito de salsa Tamari o de soja.

Modo de preparación

En primer lugar empezaremos por preparar la quinoa. Antes de cocinar la quinoa hay que enjuagarla 2 o 3 veces, frotando los granos con agua fría corriente. Es importante no dejar a remojo los granos ya que lo que nos interesa es que se laven, pare ello podemos usar un colador fino y ponerlo debajo de un chorrito de agua.

A continuación, en una cazuela, se ponen la quinoa y tres veces su volumen de agua y un poco de sal, se tapa y se pone a fuego alto hasta que entre en ebullición y bajamos el fuego al mínimo durante 20 minutos. Pasados estos, apagamos el fuego y volcamos un poco la cazuela, si vemos que no tiene agua es señal de que ya está lista y reservamos.

Proceso de salteado con la cebolla, la seta Shiitake y los ajos tiernos.
Salteando la cebolla, el Shiitake y los ajetes.


A continuación cortamos la cebolla y el Shiitake en juliana y los ajetes en trocitos como de 1 cm.
Salteamos la cebolla con un poco de aceite de oliva virgen extra, le damos unas vueltas, ponemos los ajetes y seguimos sofriendo. Cuando veamos que están, echamos el Shiitake, un poco de pimienta negra molida y seguimos sofriendo

Presentación del plato listo para comer

Cuando las setas estén, ponemos la quinoa reservada, la salsa Tamary y les damos varias vueltas para que se mezcle todo bien y coja el sabor del aliño.
Ahora no tenemos más que servir. Yo la acompañé de una ensalada de rúcula, tomate y aguacate.

Bon Appetit!!!

Toñi Sánchez

Deja un comentario