Ensalada de lentejas, huevo duro y remolacha

Ensalada de Rosario

El nombre de esta ensalada es como la llamo cotidianamente, porque la vida está cargada de esas cosas que nombramos por economía en el lenguaje y porque se nos entiende sin más, por alusión a su origen.  Por lo que este nombre proviene de un encuentro, uno de tantos. Aquella maravillosa mañana de excursión por la montaña El Divino, en muy buena compañía, compartimos nuestras viandas y Rosario aportó esta ensalada de lentejas, huevo duro y remolacha, bien aliñaita. Este fantástico plato de color morado, sabroso y muy actualizado a las nuevas tendencias sobre alimentación y salud, se podría decir sin asumir grandes riesgos.

Por este motivo quiero compartir esta rica y nutritiva ensalada ya que es ideal para esta época del año en la que no apetece demasiado la cuchara, salvo para algún puré, gazpacho o platillo fresquito. También, como plato principal es fenomenal por lo completo que es a nivel nutricional ya que aporta proteínas de calidad, carbohidratos y sales minerales. Por el tipo de productos la hace ideal para dietas de mantenimiento de la salud se trata de una combinación muy equilibrada y beneficiosa.

Además, es muy práctica para llevar al trabajo si eres de los que acudes con tuppers.

Ingredientes:

Tres remolachas de tamaño mediano.

200 gr lentejas

3 huevos

1 Cebolla fresca

Perejil

Aliño: aceite de oliva virgen (Millena), vinagre (manzana) y un poco de sal (Himalaya)

Preparación:

En primer lugar, se cuecen los ingredientes por separado, remolacha, huevos y lentejas. A continuación, una vez peladas y troceadas las remolachas y los huevos, se pica la cebolla fresca bien fina, se agregan a un bol para mezclarlo todo bien junto a las lentejas. Finalmente, se aliñan y se pasan al frigorífico para que al servir sea un plato fresco.

Ya sólo queda sentarse a la mesa y disfrutarla como mejor te parezca, con amigos, en el trabajo o simplemente aprovechando los momentos de descanso que tan bien vienen en el ajetreo diario.

Rosa Balonga

Deja un comentario