El día en que Mercadona se preguntó qué es bioTrèmol

EL FUTURO SE COCINA EN BIOTRÈMOL

Y digo esto medio en broma, como supondréis, pero no exento de cierta veracidad porque resulta que a la hora de la apertura de este sábado 14 de marzo de 2020 hemos recibido en la tienda de San Vicente la inesperada visita de Juan Roig, el propietarísimo de Mercadona, laureado empresario y referente de las generaciones actuales de emprendedores, rodeado de un pequeño séquito.  

Campechano, dicharachero y siempre hablando en valenciano, he tenido el honor de acompañarlo por toda la tienda y de explicarle nuestros criterios y los pormenores de nuestra propuesta de consumo, (más o menos le he dicho que, aunque vendíamos al público, detrás había más de quinientas familias asociadas que comprábamos a precio de coste por ser los verdaderos propietarios de la cooperativa), tras lo que me ha asegurado que le parecía un proyecto muy interesante. 

Entre las anécdotas acontecidas, sin duda la más suculenta ha surgido al comentarle socarronamente que pretendíamos tener en nuestras estanterías todas las gamas de productos que pudieran caber en un supermercado para que los socios pudiésemos hacer toda la compra en nuestras tiendas sin tener que acudir a por el resto a los… “Mercadonas”. 

Esto ha dado pie a preguntarme, siguiéndome la sorna, si teníamos también en nuestras estanterías “agua ecológica”, suponiendo que al ser este un producto natural como la vida misma, no podría haber diferencia alguna con el de las suyas, a lo que he respondido mostrándole y explicándole el funcionamiento de nuestra fuente y su por qué, (que el acceso al agua potable era un derecho de la ciudadanía convertido en súper-negocio), algo que le ha dejado completamente descolocado porque no podía imaginarse que incluso estuviésemos dando respuesta a dicho problema.  

Entre algunos, le hemos explicado que, aunque nuestros números son anecdóticos respecto a los generales de la alimentación, la realidad es que estábamos aquí, posibilitando día a día a la población el acceso a la calidad de producto que emana de los criterios de ecología, proximidad y pequeña producción.

 

No alcanzamos a imaginar los motivos reales de su visita pero suponemos que algo tendrán que ver con ellos sus últimas palabras, antes de despedirse, cuando en un gesto reflexivo nos ha dicho que algo tendrían que considerar y concluyó animando al consumo ecológico (de ahí el título medio sarcástico de este boletín), y, quizás también, el que, a fin de cuentas, somos la cooperativa ecológica de consumidores más importante de la Comunidad Valenciana.  

En esa tónica ha transcurrido esta mañana de sábado no cualquiera y cuanto menos curiosa y memorable para unos cuantos que hemos podido comprobar cómo las altas esferas del “consumo” de vez en cuando bajan a pisar tierra mojada para ver cómo está el panorama alternativo.  

Antes de marcharse, hemos sido precavidos y le hemos preguntado si le importaba que nos hiciéramos eco de su visita. A esto, Roig ha respondido con amabilidad (de nuevo socarrona) y se ha prestado a una foto en la puerta de nuestra cooperativa (de la que uno de sus asesores ha querido hacer otra con su dispositivo móvil para conservarla). Cabe subrayar que había que dejar una prueba gráfica para incrédulos. Eso sí, como medida ante el Covid-19 hemos mantenido la distancia de seguridad y los besos de “hasta otra” han sido sustituidos por un “choque de codos” jocoso.  

El caso es que esta mañana el mismísimo Juan Roig, director y propietario de la cadena de supermercados más importante de nuestro país, se encontraba en la puerta de nuestra cooperativa, poco antes de las diez de la mañana, esperando a que la abriéramos para examinar lo que había dentro.  

Hoy sabemos que el hecho de encontrarse por la zona tenía como objetivo recorrer los supermercados Mercadona de Alicante con el fin de agradecer a los/as trabajadores/as el esfuerzo puesto ante esta crisis sanitaria. Algo que, sin entrar en detalles, es significativo en estos tiempos que corren.  

Y digo yo que algo tendremos que estar haciendo bien para haber conseguido llamar hasta tal punto su atención. 

Amador y Carmen.

 

Deja un comentario