Abejas, miel y agricultura

Por Rosa Balonga, socia activista de bioTrèmol

Plantas y abejas se necesitan mutuamente. Las flores son para las abejas fuente de alimento, de vida. Las abejas son para las flores fuente de reproducción, de amor. El verdadero valor de las abejas, no está en los productos que el apicultor las quita, sino en lo que éstas aportan a la reproducción de las plantas y a la biodiversidad. Abejas y plantas forman un pilar que alimenta y enriquece el ecosistema, éste a su vez nutre a multitud de insectos, aves y mamíferos. Si falla uno de los elementos del pilar todo caerá, así lo percibimos todos en nuestro subconsciente. Ojalá ese día no llegue nunca.”

 Luis Pérez Ventosa. Presidente de la Fundación Amigos de las Abejas

Hablar de la miel y de la problemática de la producción ecológica y artesana es hablar de agricultura y procesos productivos. De cómo afecta la agricultura industrial a la evolución de las enfermedades de las abejas, de la contaminación de terrenos por pesticidas de espacios naturales y cultivos ecológicos. También de su cadena de distribución apenas inexistente ante la imposibilidad de visibilizar estos productos porque los sellos ecológicos son tan estrictos que casi son imposibles de conseguir. De estas cuestiones tratarán una serie de artículos sencillos que entendemos necesarios para que el consumidor pueda elegir qué quiere consumir y entienda a qué va destinado el dinero al hacer la compra

Agentes que intervienen en el proceso productivo agrícola.

Productores de semillas, agricultores, cadenas de distribución y consumidores son los cuatro agentes que intervienen y posibilitan la alimentación de la población. Los consumidores con su satisfacción o descontento tienen capacidad de intervención y todo indica que bajo el lema de que el cliente siempre tiene la razón parece que es el agente que mayor capacidad dispone.

En el modelo actual, los productores de semillas apoyados por la comunidad científica con sus avances en genética, capaces de generar semillas que mejoran la producción con variedades de crecimiento rápido para mejorar los beneficios de agricultores; de aspecto homogéneo y mayor durabilidad a los inconvenientes del manejo para su envasado y transporte,  que va en beneficio de la cadena de distribución, supone un modelo productivo que merma la capacidad de intervención del consumidor porque la oferta es homogénea. El sistema productivo hegemónico ha relegado al consumidor a financiador del mismo a través del consumo.

Otros agentes invisibles a la mirada economicista intervienen en los mercados de la industria alimentaria, son pequeños y molestos para muchos. Son los insectos polinizadores. Amenazados por la agricultura industrial, pero que supone anualmente unos 265.000 millones de euros a nivel mundial, 22.000 millones de euros en Europa y más de 2.400 millones de euros en España, según artículo de Luís Ferreirim publicado en el blog de Greenpeace. Lo que pone de manifiesto que incluso en este tipo de agricultura son necesarios estos insectos en general y las abejas en particular.

Si pensamos en la biodiversidad y las plantas en la naturaleza qué duda cabe que los servicios que prestan estos insectos son una parte esencial para la conservación de ambas.

Las comunidades de insectos polinizadores merman considerablemente y de forma alarmante las abejas. Los motivos son varios, por un lado los pesticidas de síntesis las aniquila o su sistema inmunológico queda debilitado lo que provoca que hongos y virus que antes eran apenas testimoniales y para los que habían creado resistencias estén disminuyendo las poblaciones, como es el caso de hongos invasores. Otro motivo del debilitamiento del sistema inmunológico de las abejas es la introducción de especies domésticas destinadas a la producción de miel que se infectan con facilidad de virus como es el caso de la Verroa. No menos importante es la competencia que crean especies invasoras procedentes de Asia (avispón asiático o vespa mandarina) y de África (la abeja africana o apis adansonis)

También desde este espacio pretendemos desparramar una mirada crítica en torno a la miel y su consumo, acercando las soluciones que vienen desarrollando apicultores artesanos al consumidor final con la doble intención de empoderar tanto a productores como a consumidores y de contribuir con ello a salvar a las poblaciones de abejas.


Para saber más…

El próximo sábado 24/01 se impartirá una charla de apicultura medio ambiental a cargo de Salvador Andrés Catalina, secretario de la Associació al Servei de l’Amecsació Forestal, y en la que se va a presentar el proyecto de esta necesaria asociación. El encuentro tendrá lugar en las instalaciones de bioTrèmol en San Vicente del Raspeig, a partir de las 10h30.

Dejar un comentario